viernes, 8 de julio de 2016

Oráculo

Sobre esta piedra
habló la pitonisa
en culto a Gaia
antes del antes
cultos, femeninos,
circulares, paganos

Luego el templo
Pericles,
gran reconstructor
de glorias pasadas

El culto ya no es femenino,
sino a Apolo
Ya no hay
una roca
cubierta de Hiedra
donde habla una mujer

Ya no hay
agricultura
sino batallas 

y botines de guerra

Apolo es el gauchito Gil
de los reyes griegos
En el camino
que sube hasta al templo
las capillas
desbordan lanzas y escudos
de enemigos vencidos

Abajo
en el río
se bañan los jóvenes
que traen preguntas
al oráculo

En el templo
una gruta
en el suelo
donde tenían
a las vírgenes
a las sin voz
a las que destruían enemigos
y no podían
decidir
sobre su cuerpo

En el friso
el conócete a ti mismo

Me senté bajo un ciprés
sobre el templo
Desde ahí veía la nave
la gran escultura de Apolo

También veía
el cuarto pequeño
en el que estaba
la gruta

ahí
donde subían los vapores
y ellas
entraban en trance.

Me di cuenta que era hora
que tenía que formular mi pregunta.
Antes que tomara forma
se me impuso una palabra
irrefutable:

amor.

Lo tomé como una respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario