viernes, 23 de septiembre de 2016

Sounión



Un año después
Llegué a cabo Sounión
Ya no era la misma
que había visitado Delfos


Conozco mareas
afectos
profundidades
la empatía
que me rompe entera
del dolor del otro


Conozco a Poseidón
que en mí siempre es madre
y padre

El habla
de amores
posibles
de dolores
reales

y de amor piadoso
infinito
que chorrea
sin control
ni bordes
ni fronteras
de corazones
atravesados por siete puñales
que iluminan la galaxia
de la que maman
niños y animales

y dijo

(mientas el Sol
se hundía en el crepúsculo del mar)
"La divinidad es tuya
no te arrodilles
no esperes consejo
levantate"

Y me levanté
sonriendo
como el Sol
y supe
que era cierto, que nada
jamás
puede derrumbarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario